Anáhuacmiquiztepicanoah 3


VERDUGOS DEL ANÁHUAC

YEHUANTIN TLATSAKUILTIANIME IKUAN ANAHUAC

Anáhuacmiquiztepicanoah

 

3er pemulo

 

REPÚBLICA DE CALIFORNIA. Monterrey 16 noviembre 2208, Madrugada, hora imprecisa. Zona suburbana

El brillante cielo estrellado era un placebo para que esta mujer olvidara un poco la tristeza por su soledad; de niña tuvo toda clase de ilusiones sobre lo que sería en su vida adulta, pero las dificultades económicas por haber nacido en la Sierra Tarahumara y pertenecer a una comunidad indígena, opacaron todos sus planes.

Ese bello firmamento era el recuerdo constante de que, por mucho que hubiera cambiado su vida en los años recientes, en alguna parte, en un mundo completamente distinto al paisaje urbano de ruinas, que se levantaba en el horizonte, su hermana menor y ella se podrían conectar viendo las mismas estrellas.

Rosalinda no pudo evitar derramar una lágrima en sus mejillas al recordar la familia que eligió abandonar, pero al mismo tiempo se llenó de convicción y decisión. Sabía que su elección había sido la correcta. El comandante, junto a su pelotón, se encargaron de dotar de orgullo y un propósito a su pueblo desmoralizado, asesinando en el proceso a una nación imperfecta. Una nación que al desaparecer de la historia, convirtió a Rosalinda y el resto de su batallón en un grupo de apátridas.

Rosalinda levanto la frente al lúgubre horizonte de edificios ruinosos por el bombardeo de ojivas tácticas, en algún lugar perdido en el pasado, su hermana menor tendría una vida con muchas más oportunidades que ella. No tendría que preocuparse por ser forzada a casarse a temprana edad y quedar confinada al hogar.

Si salía de su pueblo para instalarse en la ciudad, tampoco tendría que preocuparse por ser discriminada, ni quedar relegada del mercado laboral que la orillara a trabajar de sirvienta en base solo a su herencia indígena, no tendría que preocuparse tampoco por ser víctima de un feminicidio, su cuerpo abandonado envuelto en una bolsa negra a la espera de ser devorado por perros callejeros, no tendría que preocuparse de ser secuestrada y obligada a permitir que su cuerpo fuera ultrajado noche tras noche sin poder escapar de sus captores.

Tampoco tendría que abandonar la escuela por falta de recursos, ni tendría que ingresar al mundo criminal por falta de oportunidades laborales, ni repetir la misma vida sencilla en la pobreza junto a sus padres y a su propia hermana.

A diferencia de Rosalinda, su hermana Victoria tendría por delante un futuro brillante, podría ser doctora, licenciada, o ingeniera y cumplir con el sueño de la familia de tener un universitario en su hogar. Se graduaría de la universidad e inmediatamente obtendría una plaza en las nuevas corporaciones mixtas, con participación del estado e inversión privada de ciudadanos comunes, que por medio de cooperativas populares compraban “bonos” para financiar al nuevo gobierno que ganó la guerra civil, quitando de en medio a los gigantes corporativos extranjeros.

Después de cumplir con el servicio social, aquél logro de su hermana menor sería reconocido como una importante victoria dentro de su familia. Pero, además, cualquiera en su comunidad podría estar igual de satisfecho con sus propias victorias personales, agradecidos de vivir en un país reformado con leyes, donde el crimen sería inexistente, donde la justicia prevalecería sobre la corrupción, donde el valor de su gente, sus mitos, orígenes y costumbres fueran reconocidos con orgullo y no usados como atractivos turísticos en un país hipócrita que por fuera se da golpes de pecho por su pasado indígena pero por dentro el mismo se discrimina..

Victoria tendría un futuro por delante, y Rosalinda, como agradecimiento se molería hasta los huesos y le brindaría su vida a  su comandante para ayudarlo, no permitiría que su propio país perdiera esa chispa de orgullo que encendió en su gente en una realidad ahora extinta.

En la distancia, la silueta de un soldado se acercó a Rosalinda, a causa de la breve iluminación de la luna contorneando las líneas de su silueta, ella reconoció que se trataba de uno de sus pocos amigos en este mundo, pues la mayoría de la gente con quien forjó lazos de amistad ahora vivía únicamente en sus recuerdos.

Samuel se acercó agachado a la francotiradora, agazapada en la cornisa del edificio, mirando el recién llegado a su compañera con su cuerpo arqueado y unos glúteos que encendían pasiones, él se detuvo momentáneamente devorandola con la mirada…

-Rápido, termínate el taco de ojo y dime que te trae a mi aburrida guardia.-espetó ella con severidad.

-Lo siento, sabes que aquí es imposible no deleitarse con la figura de una sensual dama y menos si está acompañada por una atractiva chica mexicana-  respondió Samuel, mientras le dedicaba su mejor sonrisa a Rosalinda, por el chiste que acababa de hacer sobre su arma.

-Idiota, sigue haciéndote el gracioso con mi rifle y, la próxima vez que te encuentre desprevenido en tu vigilia, le pediré a mi “dama” que te de un culatazo en el hocico.

-Tranquila, no es para tanto. El teniente me pidió avisarte personalmente para mantener el silencio de radio que ya casi es hora de la infiltración. La escuadra del comandante está a 5 minutos del objetivo, debes prepararte para dar cobertura en caso de que surjan imprevistos. Entonces, ¿ese es el arma que llaman “El ultimo rifle”?

-Según lo que me comentó el comandante así parece, es un nombre que le pusieron en Europa después de una de tantas guerras entre los países musulmanes contra Europa oriental. El Anáhuac desarrolló el rifle pero llegó tarde para que lo desplegaran en grandes cantidades en los campos de batalla, al final quedó guardado en los almacenes de aquellos países, luego  vino lo gracioso, los europeos después de ganar la guerra, pasaron a un estado de idealismo hippie. No querían recordar nada que tuviera que ver con su última guerra o no querían desembolsar presupuesto en nada que los asociara con ella, y tan pronto sustituyeron sus fuerzas armadas por defensas automatizadas, intentaron aplicar la eutanasia a todos los veteranos sobrevivientes que quedaron traumatizados…

-Vaya… ¿Y qué pasó? ¿asesinaron a los veteranos?-

-Se supone que lo intentaron, pero ellos lograron organizarse y el tiro les salió por la culata a los burócratas. Los veteranos armaron una mierda de guerra civil contra los gobiernos que intentaron aplicarles eutanasia forzada, y después de hacer toda clase de destrozos, huyeron y fundaron su propio estado protegido dentro del territorio de la Nueva Rusia. Ahora, Europa Oriental tiene por un lado a los musulmanes envalentonados que pretenden invadir las ciudades europeas, y por otro lado a una pequeña nación de exmilitares resentidos aliados de Nueva Rusia, que tienen a este rifle como símbolo de su bandera, y que en cualquier momento si se desata otra guerra mundial, seguro esos soldados participaran en el desquite…

Según me dijo el comandante, uno de los veteranos escribió un libro, tan pronto termine esta guerra y por fin conozca la Federación Anáhuac, lo buscaré en alguna amoxcali.

-¿A y como se llama el libro?

-“El fin de las armas”

-Buen nombre para un título…

-Bueno, vayamos al trabajo entonces, seré tu observador…

Mientras la pareja de soldados mexicanos vigilaba desde lo alto de un rascacielos, en el centro de la ciudad, empleando teleobjetivos de rayos X hacia las ruinas abandonadas de la periferia. En las calles de la periferia, un equipo de comandos avanzaba con nervios de acero a paso firme. Armas al frente y en ángulo apuntando a cada ventana a los lados, el equipo de 8 soldados apuntaba a cada ángulo de su sector de tiro desde el que podría ser atacado, la formación daba la impresión de una criatura hibrida entre un alargado gusano y un puercoespín con sus espinosas armas levantadas en todas direcciones.

El líder del pelotón daba la indicación general para mantener el ritmo del avance, el equipo de incursión se detenía cada vez que llegaban a un cruce de calle o avenida, el comandante hacia una señal con las manos para indicar determinada acción, dos soldados avanzaban para adelantarse y parapetarse en un muro de la siguiente calle, manteniendo la vigilancia en la distancia mientras el resto del grupo avanzaba de dos en dos para completar el cruce y una vez la última pareja avanzaba a la siguiente calle, el grupo retomaban su formación de puerco espín hasta el siguiente cruce de calle.

Les llevó casi una hora recorrer unas pocas cuadras, los edificios residenciales en esa área de los suburbios de Nuevo Monterrey no se extendían más de 5 pisos de altura, finalmente, los comandos llegaron al edificio que sería su destino, los soldados avanzaron en parejas, dos soldados se mantuvieron de seguridad a la izquierda y otros dos a la derecha, cubriendo sus siluetas con algún arbusto o  parapetándose atrás de un coche abandonado, mientras el líder de la formación introducía su clave en el acceso de la puerta principal, para ingresar con otros tres soldados.

El edificio en el que  acababan de ingresar era una casa de seguridad de la Federación Anáhuac localizada en la ciudad de Nuevo Monterrey, capital de la república de California desde que el aumento del nivel del mar inundó la vieja capital de Monterrey.

El líder de este grupo de soldados era un Verdugo veterano que llevaba 10 años realizando operaciones clandestinas dentro California, más que soldados, él y su grupo podrían ser clasificados como un grupo terrorista, habían efectuado secuestros y asesinatos de personas públicas inocentes por todo California, habían promovido y manipulado a células de supremacistas blancos angloamericanos contra comunidades minoritarias californianas, minando entre la población la confianza en la autoridad local, como consecuencia directa y promoviendo una sensación de abandono entre la población por parte del propio estado nacional.

Sería imposible que ningún grupo terrorista fuera capaz de mover los hilos atrás de un país como su facción lo había logrado, cuando su grupo apareció hace 10 años, acababan de completar una misión que en los registros secretos del Anáhuac sería fundamental en los próximos años para determinar la historia futura de toda la humanidad. Al final de esa misión, los soldados del pelotón que sobrevivieron obtuvieron recursos e información estratégica que en las próximas horas les permitiría influir en los eventos futuros del mundo entero.

Todas las fechorías, crímenes y atentados de doble bandera que efectuado en los últimos años, resultaron un éxito total dos meses atrás, cuando las fuerzas militares angloamericanas invadieron sorpresivamente toda California, gracias en gran medida a las propias acciones de su organización de infiltrados terroristas.

Su último movimiento fue filtrar documentos de tecnología clasificada que estaba siendo desarrollada en la República de California a agentes Angloamericanos. La tecnología experimental era tan valiosa que, AngloAmérica no dudó en invadir a su aliado para hacerse con el control absoluto de dicha tecnología

La Unión Angloamericana había mordido el anzuelo, ningún estratega de cualquier agencia de inteligencia se habría imaginado que, todos los eventos recientes ocurridos en California fueron solo una serie de pasos en un elaborado juego de ajedrez, destinadas sólo a asegurar el éxito de la importante tarea que le esperaba al interior de esta casa de seguridad.

 

Anterior Siguiente 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *