anahuacmiquiztepicanoah10


VERDUGOS DEL ANÁHUAC

YEHUANTIN TLATSAKUILTIANIME IKUAN ANAHUAC

Anáhuacmiquiztepicanoah

 

10mo pemulo

Dos semanas antes de la invasión.

 

En una cantina cualquiera en la capital de Nuevo Monterrey, Alvarado disfrutaba su bebida apoyado en la barra del bar. Brindando en compañía de amigos la noticia de haber ascendido recientemente de puesto laboral. El ascenso no fue ninguna sorpresa, durante años se esforzó por escalar dentro de la industria paraestatal de componentes de comunicación cuántica, esperando pacientemente que se abriera alguna vacante de mayor jerarquía en su ramo. Sin embargo jamás se habría imaginado que el salto de jerarquía llegara hasta lo más alto del escalafón de aquella industria. De forma inexplicable algún funcionario público sin rostro descubrió su perfil entre el millones de especialistas registrados de su ramo y en consecuencia, de la noche a la mañana pasaría de ser un investigador cualquiera, para convertirse en un asistente dentro del equipo científico principal de toda esa industria californiana.

La idea de mayor prestigio y más paga lo embriagaba. Y muchos de los amigos ocasionales que lo acompañaban esta noche eran igualmente embriagados por codearse con el futuro exitoso científico con una cartera bastante libertina pese a que tenía una personalidad muy plana.

En aquel momento una sensual mujer hiso su aparición en el bar y sin hacer muchos miramientos a su alrededor, inmediatamente se sentó en un lugar poco concurrido de la barra pero a la vista del grupo de Alvarado.

Cuando Alvarado desvió su atención hacia la recién llegada, una mujer de exuberantes formas, cabello largo ligeramente ondulado de un intenso negro azabache y piel color canela, su atención fue atrapada por la «hembra de bandera» que lo invitaba a conquistarla con la mirada, no pasaron muchos segundos antes de que la invitación visual subiera de tono y como si fuera jalado por un hilo invisible, el joven abandono momentáneamente a sus conocidos para sentarse a lado de Rosalinda.

 

A los pocos minutos Alvarado brindaba mentalmente por la suerte que estaba teniendo.

 

Esta noche aquel bellezón de medidas de infarto, tras unas cuantas poses sugerentes, le estaba metiendo la lengua hasta la campanilla, mientras que con la mano derecha le frotaba el bulto de la entrepierna.

 

Entre tantos besos y el aumento continuo de caricias, Alvarado advirtió que no aguantaba más de excitación. Sentía la imperiosa necesidad de clavarle su falo rápidamente a este coñito de categoría.

 

-Nena, ¿qué te parece si nos vamos a un lugar más íntimo a seguir conociéndonos mejor? –

 

Rosalinda que actuaba como si perdiera el sentido por el alcohol, reaccionó positivamente.

 

Tan pronto salieron del lugar, casualmente un taxi automatizado cruzaba frente donde Rosalinda salía haciéndole la indicación de parada.

Tras subir al taxi Alvarado asigno por destino su domicilio en el tablero y se inició la marcha.

 

Las manos de Rosalinda mantenían la atención del científico en ella, cuando llegaron a su domicilio, aquel hombre excitado no puso atención, ni en las calles, ni pasillos ni finalmente en la entrada. No se percató de la sombra oculta atrás de la puerta de un hombre llamado Samuel que con furia lo golpeo en la cabeza.

 

Horas más tarde, su cadáver despellejado como sacrificio al antiguo dios Xipe Totec flotaba suspendido en el líquido dentro de una capsula médica. Unos cables con sensores incrustados a la cabeza acababan de escanear sus pensamientos hasta freírle las neuronas. Posteriormente su piel fue retirada por los brazos robóticos dentro de la capsula, y finalmente unas pinzas internas de esos brazos le estaban retirando los ojos.

 

En otra capsula a pocos metros, el cuerpo de otro hombre, este a diferencia conectado a un soporte que lo mantenía respirando. Se preparaba para una operación quirúrgica en la que usarían los recuerdos escaneados, la piel y ojos del cadáver para injertárselos quirúrgicamente y asumir la identidad de Alvarado.

 

El hombre que en este momento, resistía frenético disparando con nervios de acero en un bunker. Era un infiltrado de una organización terrorista nacional conocida como “mexicanos”. Aquel combatiente era los ojos y oídos de su organización entro del equipo del peligroso intelectual Mondragón, pero en aquel trascendental momento, otros voluntarios de su grupo realizaban más labores tras bambalinas a lo largo y ancho de las instalaciones.

 

Alrededor de 10 años atrás aparecieron comunidades en la región norte fronteriza que abogaban por su separación territorial para integrarse a la unión angloamericana. Al ser california un país multiétnico compuesto por los herederos criollos de la nueva España, que tras su independencia acogieron a muchos migrantes angloamericanos y posteriormente una gran ola exiliados asiáticos, ahora se sentía traicionada.

 

En aquellas regiones, pronto el proselitismo de independencia escaló en violencia. Como respuesta en el centro y sur del país se formaron grupos nacionalistas más radicales que polarizaron a la sociedad.

 

California no podía averiguar si la desintegración que la amenazaba era consecuencia de la crisis humanitaria mundial por el aumento del nivel del mar, una nueva modalidad ataque por parte de una potencia enemiga en la subida de tenciones de la nueva guerra fría o un genuino deseo impulsivo de independizarse por parte de una minoría entre su sociedad.

En pleno siglo 23 los gobiernos y mega-corporaciones contaban con la tecnología y los especialistas para manipular con ideas concretas a las masas a través de los distintos canales de comunicación. Era imposible que sucedieran actos de rebeldía contra los gobiernos, si no era por situaciones de estrés extremo que ponían en alerta el instinto de supervivencia entre sus habitantes.

 

El desastre del aumento del nivel del mar tenía 50 años que estaban revirtiendo la escalada de tenciones sociales. Por lo que la respuesta irremediable era el ataque de algún agresor encubierto.

Las fuerzas del orden mantenían férreo control neutralizando a la mayoría de grupos supremacistas, pero había unos pocos que actuaban como organizaciones paramilitares. California mantenía sus sospechas en la federación Anáhuac porque era conocido que los países de la alianza nativa estaban emprendiendo esa guerra sucia en Brasil para independizar a los departamentos con población mayoritariamente indígena. Finalmente los atentados terroristas parecían querer estallar en una guerra civil y para empeorar su situación, la alianza regional no atendía a sus demandas de convertir el problema de violencia interno en un problema internacional que arriesgara el inicio de una tercera guerra mundial.

 

Fue entonces cuando La Unión de Anglo América los invadió.

 

El desarrollo del portal trans-dimencional y todas las implicaciones tecnológicas, morales y teológicas que implicaba esta nueva tecnología era razón suficiente para que hasta el más íntimo aliado los traicionara; Pese a los intentos nacionales de ocultar el desarrollo de dicha tecnología y la existencia de su científico más destacado, los detalles de su investigación se habían filtrado.

 

El combatiente que en ese momento mantenía una osca resistencia contra los recién llegados, sabía que era cuestión de segundos o quizá uno o dos minutos para que lo abatieran, pero estaba confiado que ese poco tiempo sería de gran ayuda para el equipo de fuerzas especiales que pertenecían a la misma agrupación a la que perteneció en el pasado su propio líder hicieran alguna diferencia. La infiltración de los compañeros del comandante, estaba programada para esos mismos momentos, y como militar de carrera que era este falso Alvarado, resistirá su posición hasta el final.

 

No tardo ni un minuto para que los rangers neutralizaran al defensor, pero fue tiempo suficiente para escuchar en la distancia el combate entre los autómatas robóticos intervenidos contra alguna fuerza operativa que se aproximaba.

 

El líder del equipo indico sus órdenes al resto de su grupo. La misión de los angloamericanos era infiltrarse, robar los datos de investigación en el computador científico de Mondragón. Detener la operación del portal californiano. Transmitir toda la información recuperable empleando un comunicador cuántico portátil  y como medida adicional de seguridad. Utilizar el portal ellos mismos y de ser verídica la inteligencia, viajar a una época segura del pasado para el interés nacional, al mismo pondrían en las instalaciones una bomba sucia de la época que despejaría los alrededores de personal humano el tiempo suficiente para que el ejército continental angloamericano tomara las instalaciones. Entre aquel grupo de combatientes, llevaban a James Polk como el equivalente analógico a su inteligencia artificial, una última medida de seguridad en caso de que algún extraño fenómeno dentro del portal incapacitara la inteligencia artificial de sus equipos al atravesarlo.

 

En el pasillo los verdugos embistan con una furia siega contra los autómatas. Sus reflejos sobrehumanos aunado al avance cubriéndose disciplinados lo tenían memorizado hasta en la inconciencia. Las maquinas eran muy efectivas como potencia de fuego, pero contra los verdugos en su estado de conciencia alterada eran menos que un obstáculo. Mientras los soldados tiradores disparaban en ráfagas, los verdugos equipados con mochilas propulsoras se movían ganando posiciones, desde atrás los comandos con el equipo pesado usaban a sus compañeros del frente como coberturas hasta que alcanzaban el lugar idóneo para abatir las defensas de un disparo.

 

Con todo ese nivel de eficacia. Para cuando los verdugos llegaron hasta el laboratorio ya el equipo angloamericano estaba parado dentro del portal. Los verdugos reaccionaron instintivamente disparando nuevamente contra potenciales enemigos, Drogados reaccionaban como bestias asesinas que solo murmuraban matar, matar, matar..

…matar, matar, matar…

…matar, matar, matar…

 

Cuando sus objetivos desaparecieron en una nube de rallos dentro del portal, los verdugos momentáneamente volvieron de su estado de inconciencia.

 

El Huey Cuachic Cochise ordeno a Iktan que interviniera las computadoras para descargar toda la información. El resto de verdugos revisaron entre los científicos tendidos en el suelo, la mayoría estaban muertos incluido Mondragón, los pocos que estaban con vida estaban igualmente en estado de shock paralizados de miedo.

Una vez descargaron toda la información y escanearon los cerebros de los sobrevivientes hasta freírlos. El líder de pelotón Tzilacatzin activo su bomba nuclear portátil. Debido al desconocimiento absoluto por el funcionamiento teórico de la tecnología de comunicación cuántica. Los verdugos no realizaron la transmisión inmediata por desconfianza que California contara con alguna clase de tecnología que pudiera interceptar el nodo de destino de la información.

 

Zona de hangares

 

Los pilotos se mantenían en sus asientos preparados para encender el vuelo en cualquier momento. Alrededor de las naves, los nahualli hacían guardia encubiertos con su enmascaramiento óptico. Las alarmas se desataron cuando el primer pelotón atrajo la atención enemiga…

Algunas patrullas pasaron velozmente por el sitio, las que se detenían eran neutralizadas silenciosamente por los nahualli que apilaban los cadáveres en alguna esquina discretamente escondidos. Cuando el segundo y tercer pelotón inicio su repliegue, repentinamente percibieron el retumbar de lo que distinguieron como explosiones en la distancia; Las fuerzas angloamericanas iniciaban el asalto total.

Una vez que volvieron al pasillo desde el ascensor, la movilización de todo el personal a las armas hacia más difícil su repliegue. El descenso de las fuerzas aeromóviles angloamericanas era un imprevisto adicional que reducía drásticamente la ventana de tiempo para la evacuación. Los líderes que se comunicaban a través de un canal de comunicación cerrado concluyeron que posiblemente no todos lograrían volver de esta operación, cuando el primer pelotón informo  el descenso de tropas aerotransportadas angloamericanas.

 

Todos los verdugos fueron religiosamente adoctrinados para el sacrificio desde la instrucción básica con el uso de adiestramiento psico-osmotico, la misma tecnología que se usaba para escanear los recuerdos dentro del cerebro, empleada de forma inversa podía grabar habilidades y conocimientos; siempre y cuando los enlaces neuronales creados experimentaran un estímulo constante después de su inducción. En otras palabras que los pacientes intervenidos con este tipo de tipo de tecnología ejercitaran lo aprendido hasta el agotamiento tan pronto despertaran de las terapias de adiestramiento inducida durante el sueño, si el recluta no ejercitaba inmediatamente lo aprendido, al poco tiempo el adiestramiento se nublaba de la mente hasta desvanecerse

En el caso de los verdugos, además de practicar los ejercicios militares también ejercitaron el martirio, siempre con un médico listo para sanarlos e incluso revivirlos.

 

Todos los verdugos estaban equipados con armamento no reglamentario modificado y tenían identidades clasificadas imposible de rastrear de forma tal que por mucho que tuvieran un sello de nopal en la frente, nunca se podría determinar su nacionalidad. Finalmente todos los verdugos estaban listos para recibir el abrazo de Mictlantecuhtli dándoles la bienvenida en las salas de la muerte.

 

No fue necesario que el comandante Cochise diera la orden. Todos conocían el carácter y la forma de pensar de sus compañeros, por lo que el primer pelotón intensifico su enfrenamiento, intentando alejar  la atención de las fuerzas locales lejos de los hangares. En el bunker el temporizador del explosivo instalado llegaba a su conteo final.

 

Preparada para accionar botones en su cabina, Yatziri era una apostadora profesional, aposaba nada menos que su propia vida.

“El camino hacia la grandeza estaba sostenida sobre los pilares del sacrificio” Esa frase era uno de los discursos oficiales de la fuerzas armadas. Pero ningún soldado era tan idiota para creerlo. Lo que si era una verdad para los soldados de la federación, es que la escalera para obtener los rangos y veteranía estaba en arriesgar el pellejo. Las fuerzas armadas nahuatlatas eran ejércitos operativos; En épocas de paz las distintas facciones militares competían entre ellas en juegos de guerra, elevando a los militares en base a su desempeño en esos ejercicios. Pero nada hacía despegar más rápido la carrera militar que las experiencias en combate real.

 

Yatziri encendió motores cuando Cochise notificó el regreso de los pelotones. Los nahualli se repartieron en los transportes con el tercer y segundo pelotón. El piloto del primer pelotón, recibía la orden de mover el culo de su nave para intentar evacuar a sus tripulantes que aun mantenían combate. No era necesario que lograran escapar todo el camino para ejecutar sus tareas en esta operación, solo tenían que lograr retirarse lo suficiente del complejo militar para que otras fuerzas encubiertas, pudieran dar apoyo de cobertura al escape de los verdugos, en caso de que fueran derribados, la función de los refuerzos era recuperar los dispositivos con la investigación almacenada.

 

Los propulsores primarios se activaron suspendiendo los transportes en el aire, las bahías de carga cambiaron en un parpadeo por la iluminación de las luces rojas. Las naves se movieron torpes girando para colocarse en una formación de escape. Luego los propulsores a ambos lados de los alerones se encendieron. Los tripulantes se aferraron a los agarres sobre sus asientos, preparados de antemano para el aumento bruto de la aceleración…

En tierra, las defensas automatizadas, estaban tan concentradas en disparar contra los objetos que se aproximaban, que un disparo contra un objeto alejándose, era un disparo menos contra un objeto próximo que las inteligencias artificiales tenían que priorizar.

 

En el subsuelo. El conteo del temporizador finalizó.

 

La explosión siguiente fue un instante en el tiempo cambio para siempre la historia de la humanidad.

 

La detonación del dispositivo explosivo dentro del laboratorio de investigación del fenómeno de entrelazamiento cuántico, creo una inexplicable reacción en cadena que emitió algún tipo de radiación desconocida. Los sensores en órbita y de otras partes del mundo registraron ese evento como una detonación nuclear convencional. Pero sobre tierra desde el lugar donde había estado el bunker, se formaba un remolino de energía que desintegraba toda la materia que se tragaba. El primer pelotón junto a su transporte fueron desintegrados por el vórtice. La pareja de naves restantes encendían a tope sus propulsores intentado escapar del rango del vórtice pero antes que lograran salir del rango de arrastre unos misteriosos relámpagos impactaron en otra las naves derribando al segundo pelotón.

Anterior Siguiente

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *