Pages Navigation Menu

Un pasado posible, un presente probable.

Poema Itzcóatl

Poema Itzcóatl

Desde donde se posan las águilas, 
desde donde se yerguen los tigres, 
el Sol es invocado. 
Como un escudo que baja, 
así se va poniendo el Sol. 
En México está cayendo la noche, 
la guerra merodea por todas partes, 
¡Oh Dador de la vida! 
se acerca la guerra. 
Orgullosa de sí misma 
se levanta la ciudad de México-Tenochtitlan. 
Aquí nadie teme la muerte en la guerra. 
Ésta es nuestra gloria. 
Éste es tu mandato. 
¡Oh, Dador de la vida! 
Tenedlo presente, oh príncipes, 
no lo olvidéis. 
¿Quién podrá sitiar a Tenochtitlan? 
¿Quien podrá conmover los cimientos del cielo…? 
Con nuestras flechas, 
con nuestros escudos, 
está existiendo la ciudad 
¡México-Tenochtitlan subsiste!

Itzcóatl

codice 1

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *