Pages Navigation Menu

Un pasado posible, un presente probable.

Los cañones de Salina Cruz

Los cañones de Salina Cruz

 
Estados Unidos consideraba vital para su desarrollo nacional la construcción de un canal interoceánico, que permitiese conectar los puertos de sus dos costas, y estaban dispuestos a lo que fuese con tal de conseguirlo, como despues lo demostró la Historia, cuando destruyeron la integridad territorial de Colombia y de plano crearon una colonia norteamericana llamada Panamá.
 
Pero Panamá no era el lugar ideal, la zona de Tehuantepec-Coatzacoalcos era mucho mejor, mas plana, mas cerca, requeriría menos trabajo y les permitirá a los buques una singladura mucho más pequeña, los norteamericanos intentaron por todos los medios de hacerse de la zona.
 
Fue durante el gobierno de Porfirio Díaz que comenzaron las negociaciones, los norteamericanos le ofrecieron primero la compra de los estados de Oaxaca, Veracruz y Tabasco; la cual rechazo, despues de todo el Dictador había peleado en todas las guerras de Mexico contra los extranjeros y conocía muy bien las intenciones de estos.
 
Cuando no se pudo por esos medios, se intentaron otros, ciudadanos norteamericanos empezaron a comprar tierras en la costa del pacífico, pero eran prestanombres del Filibustero Walker, que estaba organizando un gran grupo armado, con el cual declararia la «independencia» de los territorios comprados para  despues venderlos a su gobierno por un precio mucho mayor.
 
Pero el gobierno ya tenía experiencia con esto, lo mismo habían intentado hacer en Baja California, Sonora y asi se habia perdido Texas, por lo que se hizo una nueva ley que prohibía a los extranjeros comprar tierras en lugares estratégicos del país.
 
Cuando todas las triquiñuelas fallaron, intentaron la ultima, una ocupación militar de Salina Cruz, para ello enviaron el Escuadrón del Pacífico, compuesto por un acorazado, varios cruceros y algunos destructores, junto a varios transportes de tropas.
 
El gobierno de México no se había quedado cruzado de brazos, había reforzado la defensa de Salina Cruz, enviado tropas del entonces moderno Ejército Federal, con oficiales superiores bien probados en los combates de la Guerra contra los franceses, pero lo más importante, había hecho un gran esfuerzo en crear una eficiente Defensa Costera, el gran ingeniero Mondragon, quizas el mas grande armero en la Historia de México, fue comisionado para crear las piezas de artillería más grandes que jamás se hubiesen hecho en el país.
 
Y es ahí donde comienza la parte misteriosa y no escrita, los cañones fueron construidos, no se sabe si en Mexico o solo el diseño se hizo aquí y se encargaron en el extranjero, como los posteriores Saint Chaumond-Mondragón, no hay información precisa de que calibre y peso eran los cañones, ni tampoco de donde se emplazaron, ni de su destino.
 
Foto conocida de la Artillería Costera de Salina Cruz,
al parecer el hombre al centro es el Ingeniero Mondragon
Existe una narración oral del combate, según ella, los norteamericanos no creian que hubiese una defensa eficiente, así que pusieron proa al puerto, el acorazado entró dentro del rango de la artillería costera mexicana, que hizo un primer disparo de advertencia, los norteamericanos vieron con estupor que cayó justo enfrente del buque en la cabeza de la formación, pero aun así siguieron, creyeron que era un tiro de suerte, cuando el segundo disparo voló parte de la superestructura, entonces se dieron cuenta de que la flota no duraría ni quince minutos si seguían adelante los cientos de metros que aún hacían falta para que sus piezas pudieran disparar, así que dieron vuelta y regresaron a toda maquina.
 
Del relato se puede inferir que la artillería mexicana era de mucho más calibre que la usual norteamericana, así que es posible pensar que los cañones eran de 12 pulgadas o mayores, y debieron de haber estado emplazados en una muy buena base, y además que se habían hecho las mediciones matemáticas correctas para tener bien controlada toda la zona marítima alrededor de Salina Cruz.
 
La experiencia fue muy traumática para los norteamericanos, que pedían la retirada de la artillería de Santa Cruz en cada negociación que hacían con el gobierno mexicano, al parecer Madero o Venustiano Carranza finalmente aceptaron retirar los cañones a cambio del reconocimiento oficial norteamericano y la provisión de armamento para sus tropas, según algunos los cañones fueron desmontados y vendidos a Turquía, que los uso en la defensa de los Dardanelos, la verdad no se sabrá hasta que no se encuentren mas fotos, informacion oficial mexicana (al parecer perdida en la Revolución), o bien un cañón de gran calibre aparezca en alguna parte del mundo con el escudo mexicano. Como colofón los norteamericanos se dieron por vencidos y prefirieron adquirir el Canal de Panamá.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *