Pages Navigation Menu

Un pasado posible, un presente probable.

vestimenta mexica

VESTIMENTA MEXICA

1. Maxtlatl. El taparrabos era una tira rectangular que pasaba entre las piernas y alrededor de la cintura, y se ataba indistintamente en la parte delantera o la trasera. Tenía una solapa o remate que colgaba de la parte delantera sobre las piernas, con una variante que caía por delante y por detrás en la parte delantera y trasera. Constituía la prenda masculina básica por excelencia.
2. Paño de cadera. Formado por una tela rectangular, generalmente doblada en forma de triángulo y atada en uno de los lados de la cadera o aveces por frente.
3 y 4. Tilmatl. Era una capa formada por una pieza rectangular de tela con diferentes longitudes, hasta la rodilla o bajo ella. Se ataba sobre el hombro, generalmente en el derecho o sobre el pecho, y se coloca de diversas formas: debajo del brazo opuesto alrededor del cuerpo (3) como una clámide griega, o bien sobre el hombro (4).
5. Xicolli. Una chaqueta sin mangas que se anudaba frontalmente. Fue una prenda usada generalmente por ciertos funcionarios (algunos sacerdotes, ixiptla, etc.) y durante los rituales . Esta figura muestra a un sacerdote con un xicolli y pintura corporal negra.
6. Ichcahuipilli. Una gruesa chaqueta de algodón sin mangas que se usaba como armadura de manera muy parecida al gambesón europeo. Se anudaba en la parte delantera o generalmente en la trasera trasera comenzando por la nuca.
7. Tlahuiztli. Una prenda que cubría también las extremidades y generalmente todo el cuerpo, decorada con arte plumario en varios colores y diseños. El tlahuiztli a veces se usaba sobre un ichcahuipilli y lo complementaba como protección para el resto del cuerpo. Los lazos para los tlahuiztli siempre cerraban desde de la nuca, como se muestra en 7a.
8. Ehuatl. Una prenda utilizada en la guerra solo por oficiales y comandantes militares, y que tenía unas características tiras de cuero colgando sobre las piernas que recuerdan a las “ptergus” griegas. Se decoraba con plumas de varios colores, que indicaban tal vez el rango o la asociación con una deidad. Esta prenda parece haber sido más popular entre los pueblos acolhuas.
9. Tlatoani. Representación de un Tlatoani (lit. orador) o gobernante de un altepetl (gobernante de la ciudad-estado). Lleva un xiuhuiztli (corona de diadema turquesa), el yacaxihuil (nariguera horizontal de color turquesa), xiuhtentetl (bezote turquesa), xiuhtlalpiltilmatl (capa turquesa con piedras de colores), centzonmaxtlatl (taparrabos multicolor), icxitecuecuextli (grebas doradas), xiuhcactli (sandalias turquesa) y, aunque no se ve, también vestía un brazalete turquesa y otros de oro. Todos estos eran símbolos de poder exclusivos del Tlatoque y grandes señores de la nobleza y el alto clero.
10. La falda o cuēitl se ceñía en la cintura y se sujetaba por sus extremos o ceñida con ayuda de una faja, que también podía recoger la falda alrededor de la cintura.
11,12, 13. El huīpīlli era una blusa sin mangas provista de una abertura para la cabeza y los brazos. Los ejemplos más grandes estaban compuestos por tres lienzos y llegaban hasta las muñecas. El huipil podía elaborarse en varias longitudes: corta (11), mediana (12) y larga (13).
4. El quechquemitl era una prenda abierta. La formaban una o dos piezas rectangulares anudadas juntas dejando un apertura para la cabeza, mientras que los costados quedaban expuestos. Esta es una prenda que fue utilizada por los mexicas en ocasiones especiales, sobre todo rituales. De esta manera, las fuentes muestran a algunas deidades utilizándola como un sobretodo vestido por encima del huipil.
Trad. David Nievas Muñoz

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *